Bilbao: turismo en 24 horas

Bilbao: turismo en 24 horas

Bilbao, la ciudad dividida por su famosa ría, muestra el encanto de la historia combinado exquisitamente con la modernidad. Así, en Bilbao, turismo es sinónimo de arte y cultura: los de ayer, y los de hoy.  Veinticuatro horas serán suficientes para querer volver, ya con algunos días más de estancia en la maleta a la ciudad más cosmopolita del País Vasco. Sea dicha estancia de un día o una semana, el hotel Novotel Bilbao Exhibition Center, con varias modalidades de alojamiento y ofertas especiales, es una opción ideal. Pero empecemos a caminar: ¡que sólo disponemos de veinticuatro horas para hacer turismo en Bilbao! 
Un día como turista en el centro de Bilbao
Una buena manera de comenzar a relacionarse con la ciudad es, sin duda, adentrándose en su famoso Casco Viejo. El centro de Bilbao condensa un buen número de lugares de obligada parada y recreación, como el Teatro Arriaga, edificio de estilo neobarroco que recuerda a la misma Ópera de París. Como no podía ser de otra forma, la catedral basílica de Santiago se erige en esta zona medieval de la ciudad. Su construcción, de estilo gótico casi en su totalidad, nos habla de entre finales del siglo XIV y comienzos del XVI. Tampoco olvidaremos la iglesia de San Antón, igualmente un templo gótico de finales del siglo XV, de gran popularidad gracias a su ubicación junto a la ría y el mercado de la Ribera. Saliendo por la llamada puerta del pórtico de la catedral, damos con las famosas "siete calles" (Somera, Artecalle, Tendería, Belosticalle, Carnicería Vieja, Barrenkale y Barrenkale Barrena). Es el punto cero de la ciudad, donde podemos jugar a perdernos entre sus gentes, esquinas, tiendas y bares. En estos últimos, podremos degustar platos típicos como la merluza en salsa verde, el bacalao a la vizcaína, al pil-pil, así como los chipirones en su tinta o los canutillos (un rico postre de masa de harina, aceite y leche). Como bebida, el Txakoli de Bizkaia, un vino blanco, será, posiblemente, el que nos recomienden. Junto a estas arraigadas calles, la ría, que podemos cruzar por cualquiera de sus puentes, dejando así atrás el centro de Bilbao. Haciéndolo por el del Ayuntamiento, llegaremos a la plaza Venezuela, con su estatua de Simón Bolívar. No muy lejos, los Jardines de Albia surgen como un espacio verde del ensanche bilbaíno de obligada visita. Tras un descanso en él, podemos rematar la jornada caminando por la Gran Vía de la ciudad, núcleo comercial de la misma, donde encontraremos el Palacio Foral y la plaza Moyúa, centro vital de la avenida, para, finalmente, visitar ese gran atractivo artístico de Bilbao: el Guggenheim, gran museo de arte contemporáneo inaugurado en 1997 y diseñado por el famoso arquitecto Frank O. Gehry. Sus formas asimétricas y curvadas, de cristal y titanio, nos hablan, final y efectivamente, de que en Bilbao, turismo es la unión de dos épocas. De la Edad Media a la más vanguardista modernidad, Bilbao se abre al turista: durante un día o toda una época.
Recomendamos

Actividades y hoteles en Bilbao centro con niños
Dónde ir con niños en Barcelona
10 actividades al alojarse en hoteles familiares en Madrid
Viajar a Sevilla con niños
Ruta de lugares que ver en Valladolid



Compartir per Email Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Viajar a Sevilla con niños

Más información

Ruta de lugares que ver en Valladolid

Hoteles cercanos