Una visita a Barcelona en un finde semana

Un finde en Barcelona

Con una buena planificación y un espíritu inquieto, Barcelona da mucho de sí durante un fin de semana. En esas 48 horas se puede recorrer el legado del Gaudí, disfrutar de un parque de atracciones, sumergirse en la historia en el barrio Gótico, captar la vitalidad de la Rambla e incluso hacer alguna cosilla más.

¿Barcelona solo en dos días? Puede parecer descabellado intentar conocer un lugar así en tan poco tiempo. Especialmente si el viajero llega desde un punto lejano, muchos pensarán que, como mínimo, harían falta cuatro o cinco jornadas. Nada de eso. Es obvio que Barcelona da de sí para una escapada mucho más larga, pero un fin de semana en la Ciudad Condal permite hacer un recorrido muy certero por sus encantos sin necesidad de ir a la carrera. Puede servir como una provechosa primera toma de contacto para, en el futuro, regresar de nuevo a pisar sus calles. Basta con reservar un hotel en Barcelona bien situado y planificar bien ese intenso fin de semana. Porque la planificación es la Biblia de cualquier viaje, y más si lo que nos esperan son sólo dos días en los que no hay tiempo que perder. 
De la Barcelona de Gaudí al Tibidabo
La oferta de hoteles en Barcelona es muy amplia y de mucha calidad con el objetivo de satisfacer la demanda de los miles de turistas que la visitan. La buena ubicación del alojamiento que se elija en la ciudad es importante para aprovechar mejor el fin de semana. Por ejemplo, el barrio de Sant Martí es un buen punto de partida para dedicar el primer día a visitar la Barcelona de Gaudí. Un buen consejo es madrugar para evitar largas colas en la Sagrada Familia y dejar para después las casas Milá y Batlló.
Ya por la tarde, el legado del genial arquitecto puede seguir siendo el protagonista con un recorrido por el parque Güell. Posteriormente existe la opción de subir a la montaña mágica de Montjuic para revivir la Barcelona olímpica y disfrutar de unas excepcionales vistas o, si se prefiere, ascender al Tibidabo. Esta última opción es ideal para ir con niños, que disfrutarán de su histórico parque de atracciones y donde también se obtienen unas privilegiadas panorámicas de la Ciudad Condal.

Viaje en el tiempo en el barrio Gótico
La segunda jornada en Barcelona tiene que dedicarse, irremediablemente, a caminar por las calles del barrio Gótico, un viaje en el tiempo repleto de leyendas, misterio e historia. Las plazas de San Felipe Neri y el Rey, la calle del Bisbe y la Catedral de Barcelona son paradas obligadas en un recorrido en el que hay que introducirse por callejuelas donde parece que el reloj se ha parado. Del barrio Gótico al de la Ribera, para contemplar la literaria Basílica de Santa María del Mar.
En la jornada vespertina el viajero no puede quedarse sin sentir en sus carnes el alma de Barcelona, la Rambla. La vitalidad de la ciudad se capta en esta arteria donde se ve pasar la vida. Con paradas en el Liceo y el mercado de La Boquería, un buen colofón es acabar el fin de semana en Barcelona en el monumento a Colón y sintiendo la brisa del Mediterráneo en el Port Vell.
Recomendamos

Ruta de cine por Barcelona
Dónde ir con niños en Barcelona
Qué hacer en familia desde tu hotel moderno en Barcelona
Planes para niños en Madrid
Las 5 cosas que tienes que hacer cuando visitas Sevilla
Novotel Madrid Center, un aliciente más para escaparse a la capital de España
5 razones para visitar Valladolid



Compartir per Email Compartir en Twitter Compartir en Facebook
::nearbyhotels&f1=[]&f2=[barcelona]"> Ver los hoteles

San Sebastian

Ver los hoteles

Sevilla

Ver los hoteles

Madrid

Ver los hoteles